INTRODUCCIÓN


En la República Argentina, ciudad de Haedo, Municipio de Morón, se inauguraron las Calles de Luz y de Paz y el comienzo de las obras para la instalación del Museo de los Vecinos, el día 09 de agosto de 2010.

Se prevé una duración de dos años para el funcionamiento total y pleno del Museo.

Con la presencia de los funcionarios de la Embajada del Perú:
Ministro Mario López,
Agregado Cultural Consejero Roland Denegri 

Los funcionarios del Municipio de Morón:

Directora de Cultura: Virginia Vargas
Coordinadora de Artes Visuales: Elena  Chiaramonte
Secretario de la UGE Nº 2: Gustavo Mosquera
Asistente: Pedro Ferrez
Curadores: Graciela Sánchez
                   Hernán Suárez

El artista plástico Arnaldo Molinari y su esposa Raquel.

La crítica de arte y curadora internacional Rosa Faccaro

Los artistas Patricia de Loreto y Damián Foresti

Los vecinos Guillermo Foresti, Adriana Colombo y un grupo de vecinos y amigos.

Se procedió a la develación de una placa recordatoria que marca el inicio de este trabajo.

Haedo es una ciudad pujante y cultural, se sitúa al oeste de la Ciudad de Buenos Aires a 16 km. con una población de 41,500 habitantes, tiene un movimiento comercial, empresarial y cultural importante.

Posee Universidad, Centro Cultural y un bello paisaje urbanístico  que la destacan como una ciudad de artistas, alegres y hospitalarios habitantes.

El Museo se sitúa en un cinturón que se inicia en el Centro Cultural de Haedo sobre la importante Av. Rivadavia y estará instalado en las calles aledañas en un total de 7 cuadras.

Estará integrado por 150 obras del artista Arnaldo Molinari, referenciadas a los Salmos de David y la Paz.

Estará abierto las 24 horas los 365 días del año, siendo su acceso totalmente gratuito.

MUSEO DE LOS VECINOS
ARTISTA ARNALDO MOLINARI
150 OBRAS DE ARTE
LA PAZ EN LOS 150 SALMOS DE DAVID 

Con el pensamiento del espíritu y esperanza de un futuro mejor, aludiendo a la naturaleza, e inspirado en la sabiduría bíblica de los salmos de David, el artista Arnaldo Molinari, instalé sus primeras obras fundacionales del Museo de los Vecinos en la ciudad de Haedo, Municipio de Morón.

El museo  de los Vecinos y la participación pública de las expresiones artísticas:

Considera el artista el concepto universal sobre el arte al otorgar libertad a las expresiones artísticas colectivas e individuales, e instala un circuito plástico marcado por el deseo de participación. Estas son algunas de las premisas que mueven al artista, a considerar el espacio urbano.

El artista Arnaldo Molinari, radicado en Perú, ha desarrollado una temática referida a la naturaleza del hombre en relación al espíritu que lo une a la humanidad entera. Existe en su trabajo artístico, una dedicación vocacional pictórica, y es a través de este lenguaje visual que ha experimentado profundas repercusiones en el campo de la comunicación.

Las experiencias espirituales que ha transmitido a lo largo de su carrera artística en diferentes espacios expositivos, se transformaron en frases y pensamientos con respecto a la realidad en que vive la sociedad actual y los caminos que se abren a la interacción con el prójimo.

Inspirado en los Salmos de David, cada obra se acompaña de un texto. Así lenguaje verbal y visual se verán conjuntamente.

ESCENARIO ABIERTO
SUS PRIMERAS EXPERIENCIAS EN ESPACIOS ALTERNATIVOS.

Escogiendo como escenario para sus obras, espacios alternativos, comienza la tarea de instalación de sus obras en el barrio de Almagro.

Ha sido el espacio interno y externo de LA FABRICA, su primera experiencia de esta serie de trabajos, cuyo montaje e inauguración se realizó en pleno funcionamiento de la misma, en la calle Querandíes 4290 en la Capital Federal.

Esta gran instalación que tomó la planta baja y el segundo piso de la fábrica fue abierta al público, siendo una experiencia estética basada en la comprensión de las contradicciones que vive el hombre contemporáneo.

A esta instalación fundacional le siguen las series posteriores constituyéndose éstas en una experiencia inédita que tiende a perfeccionarse en el espacio público.
MUSEO DE LOS VECINOS DE LA CIUDAD DE HAEDO.

El lugar elegido- en este caso- para el Museo de los Vecinos es la ciudad de Haedo, se halla cercano a la estación de trenes y del túnel que se dirige a la autopista, jurisdicción comprendida en el Municipio de Morón. Es un espacio abierto a las opciones del caminante, del vecino que recorre a diario sus calles.

El lugar preferido son los frentes y fachadas que pueden sustentar los soportes e instalaciones de la obra. Todo objeto sito en la calle como los artefactos funcionales de varios usos, y los cercos que bordean las vías del ferrocarril del oeste, formarán parte de este museo.

CALLES DE LUZ, PAZ Y ARMONIA.

La tarea se inició hace siete años, la idea original fue crear un espacio vital creativo, un circuito sin términos temporales que formule un estado de conciencia. La intención es que la obra quede instalada en forma definitiva en el lugar elegido. Las dimensiones y las reglas van variando, y su proceso creativo está formulado en tomo a las distintas etapas que el artista va registrando en la búsqueda de la paz y de la armonía. Este cambio que se opera en el hombre a través del arte, intenta expresar la visión de un mundo mejor.

Dice Moholy Nagy, que el arte es movimiento en obra, y no sólo podemos recrearlas en las galerías de arte, en los museos, e instituciones cerradas, sino también en el espacio abierto público, éstos pueden ser el escenario de una intervención artística libre de toda sujeción que la limite. La obra de arte al estar en contacto con el transeúnte, está libre de una contemplación sin horarios, no se halla sujeta a otra consideración más que a su propio albedrío y juicio estético, despertando una sana curiosidad del fenómeno de un acuerdo entre obra, naturaleza, y lenguaje escrito, como una señal o signo que se abre a la conciencia e incorpora naturalmente al paisaje callejero.

Esta instalación en circuito reglado por la circulación dispuesta en aceras y calles, y los límites que acoten los espacios públicos, como ser .alambrados, cercos, paredes, artefactos, etc, forman parte de una visión global , desterrando las jerarquías que poseen las reglas tradicionales.

Sujeto a la ruptura del marco tradicional, como lo hizo el arte Madí, el autor y la obra, más la naturaleza perenne de plantas típicas de la zona, van creando formas de vida vegetal y humana que se abren en determinada zona.

Este proyecto intenta preservar al hombre y su conciencia, tendiendo como el árbol a la unidad entre el cielo y la tierra, como lo ha anunciado en sus obras anteriores Arnaldo Molinari

La metáfora del árbol y de las barcas que aparecen de diversas formas en esta trayectoria plástica, intentan preservar esa unidad, al señalar el camino de la salvación del hombre por la vía espirituaL Los signos y alusiones de sus obras anteriores se hallan condensadas en este circuito que se abre a la consideración de público que transita por este Museo.

ROSA FACCARO
ASOCIACION INTERNACIONALDE CRITICOS DE ARTE
OCTUBRE 2010